Technical fellow

Convirtiéndome en un Asistente Técnico

Puntos clave

  • La cultura organizacional en Ellucian permite a los empleados seguir creciendo sin la necesidad de moverse a puestos administrativos.
  • Un Asistente Técnico es el puente entre directores, que necesitan ver el esquema general, y arquitectos, que están más concentrados en los detalles.
  • Este puesto ofrece la libertad para interesarse en diferentes áreas de negocio y de investigar nuevas tecnologías que sean beneficiosas para Ellucian.

En mi experiencia en desarrollo de software, hay un compromiso natural con la educación continua. No solo para uno mismo, también al enseñarle a otros lo aprendido. En Ellucian, tenemos una estructura que permite a los empleados comprometidos con la excelencia tecnológica continuar creciendo sin la necesidad de cambiar a puestos administrativos. El primer paso del camino implica pasar de Arquitecto a ser Asistente Técnico.

Una responsabilidad clave de los Asistentes Técnicos es la de facilitar el trabajo de los que nos rodean. La posición es, en gran medida, fungir como la “fuerza multiplicadora”. Mi rol implica identificar constantemente las “lecciones aprendidas” en Ellucian, registrarlas y difundirlas por toda la compañía a través de publicaciones de blog, reuniones formales e informarles y documentos técnicos. Este cambio de mentalidad y la concentración de la información, de una forma no técnica, son las partes más importantes en el trabajo de un Asistente Técnico.

Siendo alguien introvertido, enfocarme en la comunicación fue mi más grande reto. Como Arquitecto, solía hablar con audiencias especializadas en conocimientos técnicos por lo que usar un mismo estilo de comunicación era suficiente. Ahora, como Asistente Técnico mi audiencia es mucho más amplia y rápidamente me di cuenta de que el estilo de comunicación que usaba no era el adecuado, por lo que tuve que modificarlo para lograr que mi audiencia captara de manera más rápida el mensaje. A menudo, debo actuar como un puente entre los directivos, que necesitan ver los puntos clave del panorama general, y los otros arquitectos, que quieren enfocarse en los detalles; esto requiere, conforme a la audiencia, de un uso mixto de estilos de comunicación y presentaciones.

Lo que encuentro realmente emocionante acerca de ser un Asistente Técnico es la gran libertad para investigar distintos temas que puedan ser de beneficio para Ellucian. De hecho, se espera que investigue sobre tecnologías y conceptos por iniciativa propia. Este es uno de los aspectos del puesto que más disfruto, la responsabilidad de buscar a lo largo de la organización puntos críticos para abordarlos y encontrar una solución. Por ejemplo, siempre he tenido interés en DevOps y la automatización, aunque no soy formalmente un miembro del equipo DevOps, la flexibilidad que el rol de Asistente Técnico ofrece, me permite contribuir frecuentemente en el mejoramiento de los procesos en DevOps, tanto a nivel de estrategia como de programación.

Pero con esa libertad vienen responsabilidades adicionales. En esta posición, ser efectivo requiere que considere los aspectos técnicos y de negocios de las potenciales soluciones y las decisiones que se necesitan tomar. Esta responsabilidad me llevó a uno de los cambios personales más grandes que haya tenido que afrontar: aceptar que en una empresa como Ellucian la arquitectura está basada en el intercambio comercial, particularmente en las consideraciones no técnicas. Una solución que el 90 por ciento de la compañía está dispuesta a adoptar que no es técnicamente elegante como una que el 50 por ciento de la compañía está dispuesta (o es capaz) de adoptar, es por mucho la mejor opción. Como un Asistente Técnico, ya no me puedo concentrar solamente en los aspectos técnicos, con los que solía estar más cómodo, ahora debo tomar en cuenta el proceso humano y factores culturales para lograr un balance.

Un Asistente Técnico debe tener un amplio conocimiento desde el de un Jefe Arquitecto hasta el de un Director de Tecnología. Sin embargo, el rol también requiere un profundo conocimiento de otros temas, al mismo tiempo que necesito ser capaz de lidiar con los detalles técnicos de una solución. Estas decisiones pueden generar un impacto: aunque no necesariamente defina las reglas, contribuyo a ellas; mis decisiones y las recomendaciones que hago influyen a más que solo un proyecto o un producto. Por ejemplo, recientemente he estado trabajando en desarrollar estrategias para microservicios basados en la arquitectura necesaria para Ellucian. Las decisiones involucran a los departamentos de automatización de DevOps, estrategias de desarrollo y guías para los diversos equipos que escriben los códigos e involucran directamente a las compensaciones en el costo total de ejecutar productos como la nube.

La posición de Asistente Técnico es tan desafiante como gratificante. Mi mejor consejo para aquellos que aspiren a esta posición en Ellucian sería que siempre se pregunten dos cosas: “¿Cómo puedo transmitir mis aprendizajes a los que me rodean?” y “¿Cómo puedo eliminar este punto crítico?”

Únete a nuestro equipo

Acerca del autor
Shane Riddell
Shane Riddell
Asistente Técnico

Shane Ridell es un Asistente Técnico en Ellucian. Se unió al equipo en 1996 y actualmente trabaja como miembro de Investigación Aplicada. Promueve con entusiasmo la automatización de DevOps y el desarrollo de herramientas.